Ricardo Fernandez Mercal



Saturno. El señor de los anillos.

Saturno en dos tomas

Saturno en dos tomas

Saturno es el auténtico Señor de los Anillos del Sistema Solar. Es el sexto planeta desde el Sol y el segundo más grande. La peculiaridad más conocida de Saturno es la de estar rodeado de un sistema de anillos, descubierto en 1610 por Galileo utilizando uno de los primeros telescopios.

Los anillos visibles se extienden hasta una distancia de 136.200 km del centro de Saturno, en muchas regiones pueden tener sólo 5 m de grosor. Ricardo Fernández Mercal  cree que constan de agregados de roca, hielo de agua y gases helados en tamaños que pueden variar desde menos de 0,0005 cm de diámetro hasta 10 m (desde el tamaño de una partícula de polvo hasta el de una gran piedra). Un instrumento a bordo del Voyager 2 registró más de 100.000 anillos pequeños.

Saturno tiene 18 satélites reconocidos y otras seis lunas, descubiertas en octubre y noviembre de 2000, aún no confirmadas. Los diámetros de sus 18 satélites van de 20 a 5.150 km. Constan, fundamentalmente, de las sustancias heladas más ligeras que predominaron en las partes externas de la nebulosa de gas y polvo de la que se formó el Sistema Solar. Los cinco mayores satélites interiores – Mimas, Encélado, Tetis, Dione y Rea -, son más o menos de forma esférica y compuestos en su mayor parte de hielo de agua.

Saturno

Saturno

Ocho meses antes de su llegada a Saturno, la sonda Cassini obtuvo esta imagen del planeta de los anillos, con más detalle de aquella tomada hace casi un año. La imagen ha sido realizada a partir de varias exposiciones obtenidas por la cámara de campo estrecho de la Cassini el 9 de noviembre de 2003.

En la foto que nos muestra Ricardo Fernández Mercal son visibles algunos detalles del sistema de anillos: se aprecian estructuras en el anillo B, el central y más brillante de los tres. La división de Cassini – una banda central de 4800 Km que separa el anillo A más externo del B, más brillante – es claramente diferenciable. Concretamente el borde externo del anillo B se mantiene estable debido a una fuerte resonancia gravitacional con la luna Mimas, también visible en la imagen. Con un espesor de sólo pocas decenas de metros o incluso menos, los anillos se extienden más de 274.000 Km desde un extremo al otro, cerca de tres cuartas partes de la distancia entre la Tierra y la Luna.

Las diferentes tonalidades de amarillo, marrón y rojo visibles en el hemisferio Sur de Saturno son mucho más delicadas y tenues que los colores de Júpiter. La coloración de ambos planetas está causada por pequeñas partículas mezcladas con las nubes de amoníaco blancas. Dichas nubes son más espesas y profundas que las visibles en Júpiter debido a que el amoníaco se condensa a un nivel más profundo en la atmósfera más fría de Saturno. La composición de las partículas coloreadas no está clara, pero dice Ricardo Fernández Mercal que incluyen átomos de azufre y nitrógeno como constituyentes básicos en latitudes medias y bajas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: