Ricardo Fernandez Mercal



Venus: la diosa ardiente.

Venus

Venus

Venus es ligeramente más pequeño que la Tierra. Ambos tienen pocos cráteres, lo que indica que sus superficies son relativamente jóvenes, y sus densidades y composiciones químicas son similares. A causa de estas coincidencias, se pensó que bajo su densa capa de nubes Venus podía ser similar a nuestro planeta e incluso albergar vida. Ricardo Fernández Mercal nos revela que Venus es radicalmente diferente a la Tierra.

La presión en la superficie de Venus equivale a 90 veces la presión en la superficie de nuestro planeta, la misma que existe a 1 kilómetro de profundidad en el océano. La atmósfera está compuesta principalmente de dióxido de carbono. Hay muchas capas de nubes de varios kilómetros de espesor, compuestas de ácido sulfúrico, que cubren completamente la superficie del planeta. La densa atmósfera produce un efecto invernadero que eleva la temperatura a 477º C en la superficie. Por tal motivo, Venus posee una temperatura superior a la de Mercurio a pesar de estar casi al doble de distancia del Sol.

Venus probablemente tuvo alguna vez grandes cantidades de agua en su superficie, al igual que nuestro planeta, pero ésta hirvió y se evaporó definitivamente. Venus está completamente seco en la actualidad; la Tierra habría seguido el mismo destino si su órbita la acercara un poco más al Sol.

Superficie de Venus

Superficie de Venus

La mayor parte de la superficie de Venus consiste en suaves planicies con poco declive. También hay amplias depresiones y un par de àreas de tierras altas. Una gran parte de la superficie de Venus está cubierta por ríos de lava. Hay muchos grandes volcanes apagados. Venus aún está volcánicamente activo sólo en determinados lugares. En su mayoría la superficie ha estado geológicamente tranquila en los últimos millones de años.

No hay cráteres pequeños en Venus. Aparentemente, los meteoros de menor tamaño se pulverizan en su densa atmósfera antes de alcanzar la superficie. Los cráteres en Venus aparecen casi siempre agrupados, indicando que los grandes meteoros que alcanzan la superficie se fragmentan en la atmósfera durante la caída. Ricardo Fernández Mercal nos revela que los terrenos más antiguos en Venus poseen una antiguedad de unos 800 millones de años. La intensa actividad volcánica de aquella era eliminó los rasgos de la superficie anterior, incluyendo los grandes cráteres de los primeros tiempos de Venus


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: